No Alfabéticos

Los sistemas de comunicación No Alfabéticos se basan en la transmisión del mensaje, concepto o idea a través de un signo o palabra. Puede ser una estructura más o menos formal, desde el Lenguaje de Signos Naturales hasta la Lengua de Signos Española o la Lengua Oral y en todos ellos se llevarán a cabo las adaptaciones oportunas para que la persona sordociega pueda recibir adecuadamente el mensaje, bien sea por el canal visual, el táctil o el auditivo.

LENGUAJE DE GESTOS NATURALES

Es la primera forma de abordar la comunicación con el niño sordociego.

Combinan gestos que se relacionan con la funcionalidad del objeto, movimientos del cuerpo que describen la acción deseada, imitación de gestos del niño cuya intencionalidad ha sido comprobada y signos convencionales de fácil comprensión apoyados por el contexto en que se producen. No se trata pues de una lengua formal y suele estar muy contextualizada y personalizada a los signos y conceptos que el niño o usuario de la misma conoce y utiliza.

LENGUA DE SIGNOS

La Lengua de Signos utilizada por las personas sordas.

Según la “Ley 27/2007 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas“  se definen las Lenguas de Signos como “Son las lenguas o sistemas lingüísticos de carácter visual, espacial, gestual y manual en cuya conformación intervienen factores históricos, culturales, lingüísticos y sociales, utilizadas tradicionalmente como lenguas por las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas signantes en España“.

La persona sordociega tendrá necesidad de recibir el mensaje signado ajustándo a determinados aspectos que se tendrán en cuenta para una comprensión satisfactoria: realización de los signos a una distancia mayor (para que estos entren dentro de su campo visual), a un ritmo más lento, y en unas condiciones de luminosidad que favorezcan la comprensión (frente a la luz ó muy poca luz, anochecer, etc), contraste entre las manos y la ropa de la persona que le signa, etc. A todas estas adaptaciones para poder recibir el mensaje adecuadamente se le donomina LENGUA DE SIGNOS EN CAMPO VISUAL.

Si las dificultades visuales de la persona sordociega son mayores quizá requiera apoyar una mano en la muñeca de su interlocutor para apoyar táctilmente la recepción del mensaje signado.

Cuando la persona es sordociega total o su resto de visión es mínimo, necesita colocar sus manos sobre las de quien le signaa para poder percibir el mensaje, hablamos entonces de LENGUA DE SIGNOS TÁCTIL O APOYADA. En este caso, las manos de la persona sordociega se colocan colgadas (a modo de percha) en el ángulo formado entre el pulgar y el índice de su interlocutor para seguir el mensaje.

Es fundamental considerar que nos estamos refiriendo a una lengua cuyo canal de transmisión es muy diferente al que las personas oyentes estamos acostumbrados a utilizar.

Se estructura de manera distinta a la oral, considerando un espacio determinado, unos movimientos concretos, acompañado todo ello de expresiones faciales y corporales variadas, que además en el caso de las personas sordociegas debe ser captada a través del tacto.

LENGUA ORAL

Para muchas personas sordociegas la lengua oral será el sistema de comunicación habitual. Podrá seguir siendo su sistema de comunicación expresivo siendo sordociega aunque para recibir los mensajes tenga que recurrir a algún sistema de comunicación alfabético. Si no es el caso, porque sus restos de audición sean lo suficientemente funcionales para permitirle la recepción auditiva, es posible que pueda seguir utilizando la lengua oral para recibir los mensajes auditivamente, pero necesite adaptaciones para poder seguir haciéndolo. Estas irán desde las pertinentes ayudas técnicas auditivas (audífonos, implantes cocleares, etc) hasta aquellas relacionadas con las características propias del mensaje y las condiciones en que se recibe el mismo: tono del interlocutor, volumen, ruido ambiental, posición del interlocutor, distancia al mismo, recepción por el oído mejor en caso de que lo haya, etc. También es posible que la persona sordociega que se comunique oralmente tenga restos visuales suficientemente funcionales para permitirle apoyarse en la lectura labial para recibir el mensaje.

BIMODAL

El término bimodal se refiere a que el mensaje se expresa en dos modalidades al mismo tiempo; pero la lengua base, lo que marca el orden de la frase y la que determina la sintaxis de las producciones es la lengua oral.

En el caso de las personas sordociegas se combina el dactilológico con signos tomados de la Lengua de Signos Española adaptados tactilmente en su realización en la palma de la mano.

Es posible incluir aquí el sistema “DACTYLS” desarrollado por Daniel Alvarez desde su experiencia como persona sordociega, que combina sobre la mano el dactilológico y signos tomados de la Lengua de Signos española, adaptados en su realización al espacio perceptible por la mano y que ofrece una velocidad de transmisión del mensaje para el interlocutor bien entrenado casi similar al de la lengua oral.

Se puede utilizar pedagógicamente como sistema para introducir estructuras de lengua oral y es adecuado como sistema de comunicación para personas con sordoceguera adquirida después del desarrollo del lenguaje o para personas ciegas que pierden la audición.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies.
Aceptar cookies
x
Accesibilidad
-100%+